Jul 082015
 

Me encuentro en el aeropuerto de Frankfurt esperando el vuelo que me lleve de regreso a Mexico.

Estoy sumamente cansada, llevo dos días sin dormir ansiosa por mi regreso ademas de como decimos haber soltado el cuerpo, en ese momento sentí todo el peso emocional y físico que he llevado encima estos meses. No es queja, estuve realmente feliz sin ni siquiera nunca haber sentido cansancio, cuando comienzas…… te sigues y solo vives la vida como la tienes que vivir.  Al principio que me llamaba la atención que no tuvieran un espejo en la casa, acabe sin usar uno, no me vi al espejo por días quizá semanas, solo en raras ocasiones cuando se me ocurría ponerme un poquito de rímel.  El arreglo físico al cual tanta importancia le damos no existe. No así como el cuidado físico, el cual consideran importantísimo.  El mas fuerte sobrevive, el estar o el sentirte arreglado no te va a ayudar a sobrevivir ni a ser fuerte.  Cada vez que vi a un enfermo, me decían: estoy bien, soy muy fuerte. Nunca escuche a nadie quejarse de algún malestar, los veia sudando por días, temblando pero nunca quejándose y mucho menos quedandose en cama (las pocas que hay en la casa) la vida seguía, con Malaria o sin ella. Quiza un día de descanso relativo y eso era todo. Aunque por el otro lado, gran miedo a la lluvia, el cuidarse de la lluvia. Si llueve dos gotitas no se sale de la casa. Nadie va a la escuela nadie a trabajar.

Me sali como es mi costumbre del tema que quería tratar. Como cambiaron con el tiempo mis prioridades, costumbres y acciones cotidianas. Dejo de ser importante tener luz todos los días, al contrario me acostaba en la obscuridad y dormía mejor que nunca, en paz y tranquilidad, tener agua caliente dejo de ser necesaria, no tener television te hace disfrutar a los de tu alrededor, no tener un espejo te hace ser tú sin querer demostrar nada,  dejas de pensar que te sientes mal por que nadie se queja, el no tener agua te hace apreciarla mas y cuidarla para poderla compartir y todos tengamos un poco, el que no haya que comprar te hace olvidar el consumismo en que que vivimos, el no tener colchones te hace disfrutar una colchoneta, tantas y tantas cosas mas a las cuales te acostumbras y llegas a disfrutar.  Ahora en el aeropuerto de Frankfurt, veo con cierta incredulidad las miles de opciones de donde escoger para comer, veo la gente pasar con sus arreglos tan variados y pensados con anterioridad, encuentro revistas.. las cuales había olvidado por completo. Los jóvenes que pueden viajar y estar con sus amigos en lugar de estar en sus casas todos los días, el trato cariñoso, amoroso de los padres hacia sus hijos. Abrazos, los cuales son un tabu en Ghana,  la gente ensimismada en sus laptops, tantas cosas que Africa no conoce y que por algún motivo te hace extrañar las carencias  que por tanto tiempo vivi y la base real de una vida sin decoraciones.

   

First Name

Last Name

Your Email

Join the GVN newsletter

© 2011 Volunteer Journals Suffusion theme by Sayontan Sinha